Archivo de la categoría: Granátula

Machacón. Una palabra para dos recetas manchegas, el Machacón de patata y el Machacón de tomate

Hay dos recetas con el nombre Machacón que se comen en La Mancha:

Machacón de patata

Ingredientes:

Patatas, uno o dos pimientos colorados secos o cornachos como los he conocido de toda la vida, un huevo duro, tres ajos asados, bacalao y sal al gusto.

Preparación:

Pon a asar las patatas, los cornachos, el bacalao y los ajos.

Una vez asadas las patatas se machacan en un almidez o mortero hasta dejarlas hechas puré. También se puede hacer aplastando con un tenedor. Machaca los cornachos, los ajos previamente asados y se miga el bacalao asado. Se echan 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva. Si es necesario se agrega el agua caliente, hasta dejar una pasta fluida pero no líquida. Se adorna con el huevo duro picado.

Hoy en día se hace con batidoras o pasapurés, si bien lo tradicional es hacerlo en un almidez o mortero que es el origen de su nombre.

Machacón de tomate, típico para el verano

Ingredientes:

Tomates rojos y maduros (cuatro o cinco dependiendo el tamaño), pimiento verde con carne, ajos (un diente o dos dependiendo del gusto ), aceite de oliva, cominos, sal y agua.

Preparación:

Lavar los tomates y los pimientos. En el mortero se machaca el pimiento verde hecho trocitos, y la pasta con su jugo se echa en un cuenco preferiblemente de barro. Se rallan los tomates y se agregan. Se machacan en el mortero los ajos y los cominos. Juntar todo, echar aceite de oliva y mezclar. Si queda muy espeso se echa agua. Sazonar.

Si se deja reposar una hora o dos al frio estará mejor.

Virgen de Oreto y Zuqueca. 150 aniversario Constitución de la cofradía

Nuestro santuario y su enclave tienen una larga tradición histórica ya desde tiempos muy antiguos. Se encuentra dentro del término municipal de Granátula de Cva., en Ciudad Real. Situado junto a la margen izquierda del rio Jabalón, muy próximo a la importante Cañada Real de Andalucía, en el corazón de una gran rica zona arqueológica con vestigios desde la Prehistoria pero, fundamentalmente, de época ibero-romana. Nos referimos a las ruinas de la ciudad de Oretum y sus alrededores.

Iberos, romanos, visigodos, bereberes y finalmente cristianos fueron sucesivamente habitando este lugar.

La ermita en su conjunto tal y como la conocemos hoy es una construcción de marcado carácter defensivo, reedificada en el siglo XIII sobre los restos de una importante basílica y necrópolis visigoda que aún conserva su baptisterio paleocristiano.

Después de haber sido sede episcopal en época visigoda, a partir de finales del siglo XIV (1397) se convertirá en Priorato de Zuqueca por fundación del maestre de la Orden de Calatrava D. Gonzalo Núñez de Guzmán.

En su interior se venera la imagen de Ntra. Sra. de Oreto y Zuqueca. De la relevancia de dicho culto cabe destacar el hecho de que desde el año 1519 el Papa León X promulgara una Bula, según la cual, por asistir para celebrar culto por las festividades de la Virgen María y San Bernardo, se consiguen las mismas indulgencias que peregrinando a Jerusalén.

Su día grande se celebra el primer domingo de marzo, día del Angel y de la Anunciación de la Virgen, con una popular y muy concurrida romería, donde alegres y orgullosos acuden los fieles devotos, desde muy lejos incluso, al encuentro con su Madre de toda la vida.

Como antaño, familias y gentes venidas de todas partes confraternizan en torno a Ella en este lugar que sigue teniendo el poder de convocarnos y seguir vinculándonos con nuestro lejano pasado.

El Santuario permanece abierto cada domingo, aunque puede ser visitado con una llave que se encuentra a disposición en el Ayuntamiento de Granátula de Calatrava.

Es sabido que a lo largo de la Edad Media, en diferentes fechas del año, los devotos de algunos pueblos del Campo de Calatrava profesaban votos en honor de Sta. María de Zuqueca. Desde entonces y apartir del siglo XVII, sólo la villa de Granátula continuó con esta costumbre, de tal forma que ya en el siglo XVIII establece y fija la actual fecha del 8 de septiembre como la mejor para festejar su Patrocinio.

Consecuencia de la honda devoción de los granatuleños sienten y profesan a su Virgen y Patrona será la creación de una de las Hermandades Marianas con más historia de la provincia de Ciudad Real: la Cofradía de María Santísima de Oreto y Zuqueca, cuyas primeras Ordenanzas y Constituciones están fechadas y aprobadas por el Cardenal Arzobispo de Toledo y su Consejo de Gobernación el 24 de octubre de 1850. Como cabe suponer por otros datos -la fecha de 1807 que aparece en el Estandarte de la misma, por ejemplo- ésta debía existir ya con anterioridad, pero sólo a partir de 1850 oficialmente.

Los integrantes de la Cofradía serán los encargados de organizar y sufragar los cultos y cuanto estos conllevan, año tras año; de recabar fondos y administarlos en su favor; de honrar, sufragando misas, a los hermanos desaparecidos; y de cuidar, conservar y restaurar el santuario, la talla escutórica y cuantos enseres y pertenencias componen su Patrimonio, para legarlo a las generaciones futuras.

Los Administradores y la Junta Directiva son elegidos democráticamente cada dos años para ser sustituidos al 50%. En la actualidad cuenta con más de 350 hermanos.

Las principales festividades que celebra la Cofradía son:

– Primer domingo de marzo. Día del Ángel y de la Anunciación de la Virgen. Romería en el Santuario.

– 25 de marzo. Ofrenda con motivo de la Encarnación de la Virgen.

– Noche del 19 de agosto y amanecer del día 20. Se oficia culto en el santuario, por ser la festividad de San Bernardo, y para recuperar la costumbre antigua de ganar Indulgencias Plenarias asistiendo a misa.

– Del 1 al 8 de septiembre, Natividad de la Virgen, Fiestas Patronales en su Honor.

Escultura gótica de madera policromada de principios del siglo XIII. Magnífica talla con rasgos arcaicos y reminiscencias bizantinas. La Virgen está sentada como en el Trono de Dios, con el Niño Jesús sobre su rodilla izquierda bendiciéndonos con una mano y con la otra sujetando la bola del mundo. La escultura original ha sufrido transformaciones y restauraciones a lo largo del tiempo pero no por ello ha perdido esa serenidad y porte característicos, y ese encanto tan especial que la hacen de las más bellas y admiradas.

Virgen Oreto y Zuqueca. Salve.

SALVE A NUESTRA SEÑORA DE ORETO Y ZUQUECA

Salve María,

Reina  piadosa,

madre amorosa,

vida y dulzor.

En Zuqueca nuestra esperanza

logra y alcanza

consolación.


Siempre tu pueblo

Joya de Oreto

con fe y respeto

recurrió a vos.


Los hijos de Eva

claman ahora

a Vos señora

con gran fervor.

Desde este valle

de pesadumbres

miran las cumbres

de tu mansión.


Su ruego pío

jamás fue en vano

pues por tu mano

llegó hasta Dios.


A ti suspiran

en triste llanto

alzan su canto

y dulce voz.

Fiel abogada,

este es mi ruego

escucha luego

sin dilación.


Siempre tu pueblo

Joya de Oreto

con fe y respeto

recurrió a vos


No más retardes,

ya sin enojos

vuelve tu ojos

madre de amor.

Mientras que vivan

en este suelo

vuestro consuelo

no niegues, no.


Su ruego pío

jamás fue en vano

pues por tu mano

llegó hasta Dios.


Y en nuestra muerte

muéstranos clara

la bella cara

del Salvador

Oh clementísima

dulce y piadosa

oye graciosa

nuestra oración.


Siempre tu pueblo

Joya de Oreto

con fe y respeto

recurrió aVos.


Y por nosotros

ruega señora,

oh santa aurora

del sumo Sol.

Para que dignos

vuestros devotos

logren los votos

del Redentor.


Su ruego pío

Jamás fue en vano

pues por tu mano

llegó hasta Dios.

 

Términos del encaje de bolillos

Acerico.- Pequeña almohadilla cuadrangular aplanada, llena de serrín y de diez a quince centímetros de lado. Sujeta con un alfiler en la parte superior derecha de la almohadilla, se pinchan alfileres y agujas para no perderlas al trabajar o acabada la labor.

Aguja.- Clavillo fino, con punta en un extremo y cabecilla en el otro. De varios tamaños, se colocan en el acerico, usándolas según avanza la labor. Metidas en los puntos del picao, sujetan el cruce de los hilos. Son largas, finas e inoxidables, para no manchar la hebra, y con cabecilla de pasta negra, blanca, amarilla… Se distinguen la agujilla, la agujilla fina corta, la agujilla fina larga y el agujón.

Alfileres.- De cuatro a cinco centímetros de longitud, fijan el picao a la almohadilla sobre la que se hace el encaje.

Almohadilla, mundillo o telar.- Cojín generalmente cilíndrico, alargado, aplanado y relleno de paja (de centeno), crín u otro material (trapos) fácil de atravesar por alfileres. Se forra con papel fuerte o tela y se cubre de una funda que se quita para lavarla. Oscilan entre sesenta y setenta centímetros de largo por veinte centímetros de diámetro (ancho). En ella, se coloca tenso el picao. Para hacer el encaje, reposa sobre una silla, pared o escalerilla, en la parte superior, y en las rodillas de la encajera, en la inferior. La inclinación provoca tensión en los bolillos y permite ver el conjunto.

Aplicación.- Encaje de imitación de los encajes genuinos, pero con alguna parte obtenida mecánicamente.

Baraja de bolillos.- Número indeterminado de bolillos de igual forma y tamaño.

Bolillos.- palitos como mangos o contrapesos de madera pulida, hueso o marfil. La parte superior semeja una bobina o carrete, prolongado en forma de mango para su fácil manejo, que se pone en el cabo inferior de cada hilo, mientras la punta se prende en la almohadilla. Se compone de mango (parte que coge la encajera para moverlos); caja (donde enrollar el hilo) y cabeza (sujeta el hilo y evita su desrrolle). De quince a dieciséis centímetros y trece a catorce gramos, los de blonda (diez centímetros) son menores, pues el finísimo hilo no soporta el peso del bolillo normal. Unidos en el cabo inferior de cada hilo, la encajera facilita su cruce y teje según el dibujo. Las vueltas y cruces se sujetan con agujas que, a través del cartón, se clavan en la almohadilla.

Bolillos (encaje de).- tejido fabricado sobre un patrón de cartón que se sujeta en una almohadilla y se realiza con varias hebras que se arrollan a unos bolillos que se cruzan entre sí y forman torsiones, tramados y trenzados.

Bolsillo.- pequeña bolsa de tela, algo mayor que los bolillos, cerrada con un cordón o hilo grueso que, a su vez, rodea toda la almohadilla. Sujeta en la parte superior izquierda de ésta, guarda los bolillos y la bobina del hilo.

Cabeza.- remate del encaje en el extremo que no se une a las prendas. Puede llamarse borde inferior o derecho, según se coloque horizontal o verticalmente.

Campo.- fondo de los encajes que se realiza simultáneamente con los nutridos o elementos planos.

Corona.- remate del borde del encaje llamado cabeza.

Cortar.- quitar bolillos de la almohadilla, según avanza la labor.

Cruces.- entrecruzamiento de varias guías para formar arañas o vilanos. Con sólo dos guías, se llama torsión.

Embolillar.- enrollar el hilo en el bolillo.

Engrudo.- mezcla de harina y agua para fijar el picao a la almohadilla.

Entredos.- encaje sin pie ni puntilla que va entre dos telas.

Escalerilla.- estructura trapezoidal de madera, consistente en una pequeña barra de unos veinticinco centímetros de longitud, de la que parten hacia abajo otras dos, mayores que la anterior, hasta alcanzar los sesenta y nueve centímetros. Se unen con un listón a la mitad de la altura. En ella, se apoya la parte superior de la almohadilla.

Escurridor.- trozo de cartón o de hule que rodea la parte superior-anterior de la almohadilla. Colocado bajo los bolillos, evita el roce de éstos con la almohadilla.

Fondo.- zona no decorada del encaje sobre la que se monta o inserta la parte ornamentada.

Macillo.- acción de arrollar todos los hilos para alzar el encaje y continuar la labor o, cuando se acaba, arrollar todos los hilos en un agujón para que no se mezclen.

Mandril.- instrumento punzante para hacer los agujeros del picao y componer el dibujo.

Patas (del encaje).- extremo del encaje.

Picao, dibujo o patrón.- cartulina o papel en el que se imprime el diseño a conseguir y que interpreta la encajera en la confección. Consistente y flexible para su adaptación a la superficie curva de la almohadilla, se sujeta en los extremos con alfileres o engrudo. En algunos pueblos, los colocan en ambas caras de la almohadilla y, al acabar uno, le dan la vuelta a la almohadilla para hacer el otro. Los agujeros picados indican dónde colocar los alfileres que sostienen los puntos.

Pega.- unión de una parte con otra del encaje.

Pie.- extremo del encaje que sirve para unirle a la prenda que va a guarnecer. Se denomina también borde superior.

Punteras.- nombre que también se da a las encajeras.

Puntilla.- banda de encaje con dos bordes diferenciados: cbeza y pie. Es más bien estrecha.

Rollo (de encaje).- trozo seguido de encaje o encaje ya realizado.

Sentar.- alzar el encaje una vez terminado para seguir la labor.

Tapador.- tela algo mayor que la almohadilla sujeta a sus lados con agujas o alfileres. Protege la almohadilla con los bolillos y el encaje al dejar el trabajo para evitar que se ensucie.

Tupido.- todo relleno de hilo, sin huecos o vacíos.

Vara.- medida de longitud que equivale a un metro de longitud.

Vena.- adorno o remate del encaje con hilo más fuerte del normal.

Ventanas.- adorno o decoración de los bolillos de pastor.

El encaje de bolillos en Granátula

El Encaje de Bolillos, artesanía, arte tejido en hilo elaborado en nuestra tierra. El encaje de bolillos que brota de las manos de nuestras queridas Granatuleñas, y en todo el Campo de Calatrava, mujeres que en la almohadilla cruzan los hilos, clavan las agujillas y hacen renacer en nuestros oídos ese resonar de los palillos que prestan su apellido a esta preciada artesanía.

Cuándo y dónde nació el encaje de bolillos ha sido y, prácticamente, sigue siendo un pequeño misterio. Las múltiples teorías discuten su aparición desde los siglos XVI o XVII hasta fechas muy anteriores. Y, de igual modo, tradicionalmente, se ha asignado a Asiria la creación de las pasamanerías y de todos los trabajos artísticos de nudos precursores de los encajes a la aguja y, a Egipto, la invención de los encajes de bolillos. Aunque, otras tesis otorgan el mérito a Grecia, desde donde se difundió por el Mediterráneo, fundamentalmente a Italia, Persia y Arabia.

Orígenes tan difusos han permitido que España, Italia y Flandes mantengan, desde antiguo, una larga disputa por atribuirse la invención de esta labor. No obstante, se sabe que, desde el siglo XV, largas caravanas de mercaderes iban de Auvernia a España; de ésta, a Italia y, de allí, a Flandes (y a la inversa) comprando y vendiendo encajes por donde pasaban. Diversos estudios atribuyen la aparición del Encaje en la Mancha a la implantación en Almagro de los Fugger, Fúcares en la lengua Castellana, aquellos banqueros holandeses que llegaron a España y que se acomodaron en Almagro haciendo negocio no sólo con la banca sino también con las minas de azogue.

En la actualidad, diversos documentos demuestran la existencia de un encaje español en épocas remotas, con anterioridad a otros países europeos. Tan antiguos como los tejidos del ajuar funerario de la Cueva de los Murciélagos, en Albuños (Granada), donde se encontraron más de cincuenta esqueletos vestidos con atuendos de esparto realizados con tejidos especiales. O las pinturas rupestres del Paleolítico que presentan figuras humanas con adornos flotantes, a modo de flecos. que debieron hacerse con tejidos de fibras vegetales, cabellos y correas y desarrollaban nuevas técnicas (trenzado, punto de malla y costura).

Desde ese momento, el encaje recibió diversas denominaciones. Los más antiguos, hechos con fibras y destinados a la decoración, hacen referencia al género pasamanería, cuya técnica agrupaba torsiones, cruces, trenzas, tramados y guipures, a los que se unieron, más tarde, puntos anudados y bucleados. Más tarde, en la Edad Media y el Renacimiento se utilizaron los vocablos randa y cairel. Precisamente, del siglo XI, un trozo de tela de la casulla de Santo Domingo de Silos evidencia el desarrollo de los encajes de oro y, concretamente, posee uno de guipur, de hilos metálicos, en forma de franja.

La palabra encaje, como tal, no hizo su aparición hasta la primera mitad del siglo XVI, y quería significar «una labor tramada, encajada entre dos telas». Fueron momentos en los que el uso del encaje se extendió por todas las clases sociales (siglos XV, XVI y XVII), hasta el punto que los reyes promulgaron un decreto para limitarlos. Así, en la primera mitad del siglo XVII, Felipe III prohibió el uso de blondas y encajes, lo que hizo decaer la producción y el comercio, sobre todo, en La Mancha. Y Carlos II, en 1667, dispuso incrementar la introducción de géneros extranjeros.

En el siglo XVIII, el encaje de bolillos se vio amenazado por las máquinas capaces de reproducir sus modelos, mas no fue hasta los primeros años del XIX cuando un tejedor de Lyon, José María Jacquard, inventó una máquina de tejer encajes. Los primeros sólo eran fondos que se adornaban posteriormente a mano; pero, luego, consiguió obtener encajes donde se incluía la decoración.

Orígenes de Granátula según un diccionario antiguo

Orígenes de Nuestro Pueblo según un Diccionario Antiguo

Granátula con Ayuntamiento en la Provincia de Ciudad Real. (5 leguas), partido judicial de Almagro, perteneciente al Campo de Calatrava situado en una cañada con pequeñas sierras al Norte, goza de benigno clima, reinan los vientos S. y NE., y se padecen algunas intermitentes y pulmonías. Tiene 365 casas pequeñas, 3 más regulares, la de Ayuntamiento, cárcel y pósito, que forman dos plazas y 6 calles empedradas, llanas y con bastante regularidad, hay escuela de primeras letras dotada con 2.200 reales de los fondos públicos, a la que asisten 140 niños, 3 privadas de niñas a las que asisten 60 mediante una corta retribución; Iglesia parroquial dedicada a Sta. Ana, con curato de primer ascenso y provisión del tribunal especial de las Ordenes militares; el edificio es moderno y de buena fábrica con 3 medias naranjas, y la torre de piedra; una Ermita del Santo Cristo de la Resurrección y en las afueras el cementerio. Se surte de aguas potables en un pozo con su brocal de piedra, que por tener 2 veneros, uno de agua dulce y otro de agria, se mezclan y forman un gusto muy grato, brotando además por muchos puntos manantiales ferruginosos y existiendo muchas norias, para riego de las patatas, panizos y forrajes.
Comprende una sola casa de campo denominada de Torrubia, del nombre de su dueño, una legua al S.E. de la misma; en la misma dirección se encuentra el santuario de Ntra. Sra. de Azuqueca ó Zuqueca situada, en las ruinas de la antigua ciudad de Oreto. Lo baña el río Jabalón a distancia de media legua el cual pasa al pie del santuario en donde tiene el famoso puente romano llamado de Bebio. El terreno es todo llano, de naturaleza caliza de mediana calidad para granos y arbolado de olivos. Los Caminos vecinales, de rueda y sin tropiezos el Correo se recibe en Almagro por valija tres veces a la semana. Producción de trigo, cebada, centeno, aceite y vino; se mantiene ganado lanar, el vacuno y mular necesario para las labores y se cría caza menor y escasa pesca de Lampreas. Se exporta el aceite por los arrieros.

Este pueblo empezó a formarse de unas casas – cortijos del vecindario de Almagro. Su primer libro parroquial de bautismo data de principios del año 1.577 en cuyo tiempo se fabrican la iglesia y aumentándose sucesivamente el vecindario. Era dependiente de Almagro, hasta que en 1.712 por privilegio de D. Felipe V, se le concedió el título de villa mediante cierto donativo en granos.

Orígenes de Granátula

Alketib, historiador árabe, tuvo el nombre de Granátula por bárbaro y extraño a su lengua. En efecto, el nombre de Granata del que se deriva Granátula es latino y significa pequeña panera o granero, aludiendo a la fertilidad y riqueza de su suelo.
Verosimilmente debió Granátula su origen al abandono de Zuqueca ocurrido a principios del siglo XIII, recibiendo con sus habitantes la fe, la herencia y las tradiciones de la antigua ciudad. Enclavado más tarde en los límites que Alfonso VIII señalo a la Orden de Calatrava, ésta fundó en el un beneficio curado. Durante el dominio de ésta formaba parte de la mesa maestral, y después de su incorporación a la corona quedó unida a Almagro como una aldea o anejo de esta ciudad.

Merced a un donativo de mil doscientas cincuenta fanegas de cebada y treinta caballos que este pueblo hiciera a Felipe V en la guerra de sucesión consiguió el privilegio de Villa el 3 de Marzo de 1.712. Según en el diploma se refiere, en esta fecha constaba Granátula de 318 vecinos. Con gran entusiasmo abrazaron estos la causa del Duque de Anjou. No les pareció bastante el donativo anterior, sino que repetidas veces concurrieron al triunfo de aquella causa con hombres y dinero; no siendo de extrañar que por esta razón, el que tanto los triunfos parciales como los decisivos de Almansa y Villaviciosa, fueran por ellos celebrados con festejos y regocijos populares, consignando en publico documento todo el ardor de que se hallaban poseídos. Utrtech, con su tratado puso fin a tan sangrienta guerra, pero no quedó satisfecho el pueblo de Granátula con celebrar tan venturoso acontecimiento, sino que estableció una función religiosa anual de acción de Gracias por el bien que habían recibido de la Providencia al darles un príncipe, que logró restaurar las desdichas y desventuras del reinado anterior.

El día 1 de Abril de 1.809 penetró en Granátula el primer regimiento francés, a la sola noticia de su aproximación huyeron sus habitantes a los montes cercanos buscando en ellos abrigo. El enemigo en cambio desahogó su furor en los pocos que no pudieron huir; robos, saqueos, incendios, malos tratos y crueles vejaciones, de todo fueron víctimas, sin que uno sólo lograra librarse de la saña de aquella soldadesca brutal. El jefe de aquella fuerza les obligó además a jurar fidelidad a José Bonaparte en el Ofertorio de la Misa mayor del Domingo siguiente.

Además del templo parroquial, de notable belleza tenía Granátula consagradas al culto y decorosamente dotadas las Ermitas de Santa Columba y San Blas Obispo y Mártir, extramuros, bendecida esta última por el Ilmo. Sr. Obispo de Troya el 13 de Diciembre de 1.632. La de Ntra. Sra. de VaIdeleón, que la tradición hace exceder en antigüedad al templo parroquial, la de San Sebastián y la del Calvario dedicada a la Resurrección del Hijo de Dios y abierta al culto por el Ilmo. Sr. Obíspo de Arcadia el l7 de Noviembre de l.661. Todas ellas concluyéronse de arruinar durante la guerra civil.

Mucho que ver y disfrutar en Ciudad Real y en Granátula

¿Sabías que la provincia de Ciudad Real es la única provincia de España con dos Parques Nacionales (Cabañeros y Tablas de Daimiel) y dos Parques Naturales (Lagunas de Ruidera y Valle de Alcudia-Sierra Madrona) en su territorio?

¿Sabías que es la única provincia de la Península donde se puede visitar un volcán (Cerro Gordo, en Granátula de Calatrava)?

Y Granátula es mucho más: volcanes, está dentro de un Maar Volcánico; Edad de Bronce en las excavaciones de La Encantada; Leyenda en La Cueva de la Encantada; Ibero – Visigoda – Romana – Árabe en las excavaciones de Oreto, oretum Germanorum con puente Romano de Pueblio Baebio; es fauna en el  valle del Jabalón con la zona encharcada por el pantano; Fumarola Volcánica que aún sigue expulsando azufre en el camino viejo de Valenzuela; Gigantes de aspas, con los ratos del molino de viento; Mariana con la Imagen visigoda de Oreto y Zuqueca, la más antigua de la provincia; es Tacones Lejanos con el zapato de Pedro Almodóvar; tradición en la Semana Santa con el Huerto de los Olivos y El Prendimiento: “a quién buscáis gente vil, a Jesus de Nazaret, pues aquí lo tenéis”; tantas cosas que no puedes perderte en Ciudad Real.

¿Sabías que posee el complejo minero de mercurio más grande del mundo (Almadén) y que además es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO?

¿Sabías que es la provincia donde se encuentra la plaza de toros cuadrada más antigua del mundo (Las Virtudes, en Santa Cruz de Mudela)?

¿Sabías que es el único lugar del mundo que alberga un Corral de Comedias que permanece activo tal y como era hace 400 años (Almagro)?

Además de todo esto, tienes que visitar la provincia de Ciudad Real….

– Porque conocerás San Carlos del Valle y podrás admirar la Iglesia del Cristo del Valle y su Plaza Mayor, declaradas Bien de interés cultural.

– Porque podrás visitar el impresionante Palacio del Marqués de Santa Cruz (Viso del Marqués), sede del Archivo General de la Marina y Monumento Nacional desde 1931.

– Porque descubrirás la preciosa localidad de Villanueva de los Infantes, donde murió el escritor Francisco de Quevedo.

– Porque contemplarás los majestuosos molinos de viento de Campo de Criptana, localidad natal de Sara Montiel.

– Porque te transportarás a la edad de Bronce en el único y singular yacimiento de Motilla del Azuer (Daimiel), Patrimonio histórico de España y Bien de interés cultural desde 2013.

– Porque podrás percibir en cada rincón la esencia de Don Quijote de la Mancha, la obra universal del maestro Miguel de Cervantes.

– Porque degustarás una rica gastronomía con exquisiteces como la perdiz roja, las berenjenas de Almagro, las tortas de Alcazar o el Pan de Cruz.

– Porque te encontrarás en la bodega de España, la provincia con más marcas de vino protegidas y de mayor producción vinícola, con reconocidos vinos y denominaciones de Origen.

– Y, sobre todo, porque podrás conocer a su maravillosa gente, que te acogerán con los brazos abiertos.

Descubre Ciudad Real, la gran joya del interior de la Península.  Descubre Granátula de Calatrava, Mi Pueblo, y la Antigua Oretum Germanorum, una joya de la que se ha excavado menos del 2%. Ayúdanos a descubrir el circo Romano, la catedral….

Y faltan más cosas: los castillos de la Orden de Calatrava.  Desde las excavaciones de La Encantada en Granatula se divisa el paso hacia Sierra Madrona, y podemos divisar el Castillo de Calatrava La Nueva, en el cerro El Alacranejo. En un rato en coche se llega yendo hacia calzada de Calatrava, dirección Puertollano, enclavado en el término de Aldea del Rey.

y aún queda más, La plaza de toros de Piedrabuena. La única plaza que está construida dentro de un castillo. Llamado de “Mortara”